viernes, 12 de agosto de 2016

Crónica del curso infantil de agosto 2016 por Marta Barrio Martín



 Ha terminado el tercer curso de verano de agosto de La Hípica, caras nuevas y jóvenes caras ya conocidas han estado con nosotros estos seis días. 

Complicado, es lo que pensé el primer día después de acabar la jornada con el grupo. Fueron cuatro horas de mucha timidez, poca interacción y mucha valentía. Habría que reprogramar detalles, y confiar en el caballo para esta tarea.

Los niños y niñas no repiten de caballo de un día a otro, montan y conocen cada día a uno de nuestros equinos. Esto permite que no se aprendan “trucos” que valen para un caballo determinado, y tengan cada día que replantearse las ayudas, la forma de pedir y de escuchar la respuesta del caballo, por un lado. Y por otro, permite que entre ellos, los jinetes y amazonas, puedan entender las dificultades por las que pueda pasar el compañero o compañera y que puedan, así, ayudarse, aconsejarse y compartir su experiencia.

Esto, que podría ser un ejemplo de los principios del área de “Conocimientos teórico-prácticos del curso de equitación”, junto con las dinámicas preparadas para conocer el mundo ecuestre y el trabajo manual como motor del curso, eran ingredientes esenciales para que se creara grupo, ese que me costó tanto atisbar el primer día. Sobra decir que llegó, que se fundó una bonita piña, y que pudimos disfrutar de cada uno de los participantes y del grupo que formaban.

No sé si ya lo he dicho alguna vez.. El caballo es magia. Mi tarea es conocer los componentes de esos polvos mágicos para poder pedagogizarlo, y en ello ando. Pero a día de hoy, puedo decir que cuando se conoce a un caballo, cuando se interactúa con él, se le conoce y se le vive, algo dentro de nosotros, algo de lo que más profundamente somos, ya hasta con 7 años, se transforma. 

Me cuesta, fuertemente esta vez, decir “hasta el año que viene”. Si pudiéramos seguir… Se les conoce tanto en 6 días así planteados… He descubierto tantas “cosillas” que poder trabajar con cada uno de ellos y ellas. Es tan potente el trabajo educativo cuando hay un animal “mediando”. 

Gracias Ariadna, Jimena, Macarena, Luna, Lila, Cristina, Iván, Sergio, Pablo y Álvaro. Porque me permitís conocer las alas que tienen la equitación y los caballos.

Gracias Ángel, que exiges que esté a la altura de la responsabilidad que asumimos, y que aterrizas cada idea.

Gracias padres y madres que confías en “La Hípica”, nos ayudáis a poder crecer, como hacéis con vuestros pequeños y pequeñas.

Gracias a todos ellos también: Calimero, Turco, Kardú, Estre, Lotus, Brillante, Estrella, Duende, Mecano, Tordillo, y a todos los demás. Hacéis grandes a esos pequeños y pequeñas, les ensañáis que son capaces y les mostráis que hay un camino que hay que recorrer sin trampas.

Hasta pronto equipo.


















lunes, 18 de julio de 2016

Crónica del Curso intensivo infantil de julio por Marta Barrio Martín



Ha acabado el primer curso de verano de este año. Un curso especial. Como algunos sabréis, Ángel, nuestro instructor de equitación en La Hípica, tiene un esguince y la recomendación médica de permanecer en reposo, así que me tocaba afrontar el peso del curso casi en exclusividad, al menos en cuanto a la ejecución se refiere. 

Además, especial por el grupo que ha salido para este curso. Todas chicas. Una explosión de espontaneidad, inocencia, sensibilidad y valentía. Increíble, de verdad. 

Era la primera vez que montaban a caballo, ¿puedo tener mejor suerte que poder ser testigo de la mezcla de adrenalina y felicidad que genera ese momento? 

De esta semana me va a costar salir.. pues después de ese momento infinito en el que se ven encima de un animal por primera vez, han venido otros momentos igualmente indescriptibles como cuando se ven dirigiendo, parando y arrendando a ese animal. Cuando el miedo se convierte en pasión. Cuando la tensión se convierte en confianza y se dejan llevar, cuando deciden con qué caballo se entienden mejor y con ese “se quedan”.

Digo “se quedan” porque, aunque nadie ha comprado ningún caballo ni se lo han llevado a casa, ese caballo ya se queda con ellas para siempre. Ha dejado una huella, las ha ayudado a descubrirse, a crecer. Las ha enseñado, además, a amar, como se ama a un animal. Como, en La Hípica, amamos a los caballos. Sin anular lo que son, sin perder el respeto, sabiendo, siempre, que nunca terminamos de conocerlos, manteniendo vivo el misterio, y siendo un verdadero equipo.

Hemos hecho pista, campo, picadero, cuadras, nos hemos disfrazado, hemos cepillado, peinado, duchado y equipado al caballo, también hemos jugado, estudiado y practicado. Hemos superado nuestros temores iniciales, y los que han ido saliendo, y hemos pasado por la experiencia de saber que somos muy capaces.

Muchas gracias familias que habéis confiado en nosotros para pasar estos días con vuestras hijas.

Muchas gracias a La Hípica, una vez más, por confiar en mí para esta aventura.

Y gracias a vosotras, reinitas, que me habéis hecho pasar unos días maravillosos. 

¡Seguimos!

“Si todo el aprendizaje es un proceso, que va de cero a diez, la parte mas importante del aprendizaje es la que va del cero al uno.”Monty Roberts















viernes, 1 de julio de 2016

La Saca desde una Go-Pro por Víctor Martín


Os dejo con un vídeo grabado por Víctor Martín con una Go-Pro de la salida que realizo ayer en La Saca de Soria.







Una Saca de Soria aparatosa por Ángel Águeda Sánchez



Ayer, jueves 30 de junio, era La Saca de Soria, donde se sueltan doce toros por el monte de Valonsadero en un encierro que llega hasta la misma plaza de toros de Soria. El encierro consta de tres tramos con dos descansaderos para recuperar fuerzas toros, jinetes, caballos y corredores.

Toda esta historia comienza unas semanas antes cuando recordamos qué es La Saca entre los amigo y decidimos ir. Todo se queda en el aire. 

En esta misma semana organizamos todo lo necesario entre todos los caballistas de esta zona para poder almorzar, comer y desplazarnos, contando con la gente que luego se quedaba en Soria y con los acompañantes que sin ellos sería imposible llevar a cabo la organización.

Salimos de Grajera mis padres Cesítar y yo (Ángel Águeda) a las 8 de la mañana y por el camino nos alcanza Víctor de Boceguillas con el que ya habíamos hablado. Llegamos al monte de Valonsadero a las 11:15 después de superar la parada reglamentaria de la guardia civil y el gran atasco que se monta desde Soria hasta Valonsadero. La saca de los toros comenzaba a las 12:00 por lo que ensillamos rápidamente a los caballos y tratamos de almorzar algo rápido para poder ir a la salida.

Hasta aquí todo bien. Fuera aparte del nerviosismo que llevábamos todos encima. Tiran los tres cohetes reglamentarios y se abren las puertas, los nervios a flor de piel que se convertían en euforia, echamos a galopar y busco el mejor camino por el que creo que puedo bajar la cuesta que pega al hotel Valonsadero, según voy bajando la cuesta, el polvo empieza a nublarme la vista hasta el punto de no ver el suelo, de repente se despeja y veo toda la pradera preciosa del ya mentado monte. Seguimos galopando y trato de recuperar el control de mi caballo que había perdido un poco y, al segundo, miro atrás y veo a un toro a escasos 10 metros de mi grupa que me obliga a acelerar cuando oigo un “clack”. Sigo mi camino sin muchas preocupaciones, cuando me doy cuenta de que mi caballo no atiende a la mano y miro. El alacrán que sujetaba la cadenilla para que el bocado pueda tener efecto se me ha partido y me veo sin freno y con el toro detrás. Trato de apartarme del recorrido de los toros y mi caballo cada vez coge más y más velocidad. Consigo llegar a la zona de la derecha del recorrido y hacer un círculo muy grande cuando de repente se me cruza un motorista al que grito para que se aparte sin respuesta siendo el choque inevitable. El caballo tropieza se recupera y sigue galopando desbocado al lado de la valla arrasando con todo y sin control. El siguiente punto de conflicto eran los profundos regueros que el caballo iba saltando con acierto, cuando le tenía, y cuando no, metía las manos y salía como buena mente podía de aquel entuerto. Uno bien, dos regular, tres horrible, unos motoristas intentaban sacar una moto del reguero cuando mi caballo sin control se acercaba a ellos y yo les gritaba para que se apartasen. Ellos me esquivaron pero la moto no corrió la misma suerte y me la lleve por delante. Por fin, consigo hacerme con el caballo y consigo a duras penas acercarme a un bendito espectador que me dejo el cordón de su zapatilla para ponérselo a modo de cadenilla. Para poner el cordón me bajo del caballo que estaba muy nervioso. Oigo a la gente gritar “cuidado, cuidado, niño que viene el toro” suelto todo, pego un brinco y subo al caballo que sale despavorido de nuevo, aunque esta vez logro controlarlo con más facilidad y pasado el toro termino de poner mi “nueva cadenilla” e ir al final del recorrido para poder bajar y buscar a los compañeros.

Nos encontrábamos ya a la hora de comer pero aún no había llegado los suministros asique esperamos un poco e hicimos un apaño con otra cuerda para intentar el segundo tramo del recorrido. Durante la comida el caballo estaba tranquilo y ya tenía un freno, por lo menos, eso creía.

Fuimos todos los caballistas a por los toros al paso y despacio. El caballo magnífico, todo bien y empezamos a mover los toros como los organizadores, que también iban a caballo, nos habían pedido. 

Suena el primer cohete y los caballos se ponen nerviosos y rompen a galopar. Al principio bien, pero empiezan todos a coger velocidad y el mío, junto con el de algunos compañeros de Saca se desboca. El mío, otra vez, sin poder pararlo aunque ya tenía freno, se pone el primero y empieza a galopar por el carril bici. Sabiendo que podía resbalar con facilidad, trato de sacarle de ahí cuando de repente “pierde las manos” (resbala) y caemos los dos con tan buen tino, que me cae encima de la pierna. El caballo se levanta y se va y a mí me socorren unos chavales de Soria diciéndome “no te muevas, no te muevas” y llamando a la ambulancia. Lógicamente, si yo iba el primero tenían que pasar todos asique hubo un momento en el que estaba tirado en el suelo y los chavales me dejaron allí por que venían los toros. Yo me acurruqué y esperé a que pasaran hasta que los chicos me ayudaron a levantarme y vino la ambulancia en la que me curaron las heridas y vieron que no me había roto nada.

Cuando quisimos salir del recorrido acompañado por estos chicos que me llevaron hasta una fuente cercana uno de los novillos se había dado la vuelta pasando por delante de nosotros pero sin hacernos mucho caso. Al momento llegó un todoterreno en el cual me subieron y me acercaron a la valla para poder salir del recorrido.

Entre tanto mi caballo le había cogido un chaval de Soria que iba con mi amigo Mario Pastor el cual nos ayudó a recuperar el caballo y sacarle del recorrido.

A mí, me recogieron mis padres en la carretera a los cuales ya les habíamos avisado. 

Mi padre nos dejó en la rotonda de la salida de Soria con una pareja de guardias civiles de tráfico y esperamos a que llegase mi tía para ir a urgencias en lo que mi padre recuperaba el caballo al que subieron a un ban en lo que terminaba el encierro.

En urgencias fueron muy rápidos a la hora de atenderme en un día tan atareado como el de ayer. Me hicieron varias radiografías y concluimos que la pierna no estaba rota y que se había quedado en un esguince.

Quedamos con mi padre en la gasolinera y nos juntamos todos porque ya había terminado el encierro. Cargamos los caballos y nos volvimos a casa a por una buena ducha y a descansar un día tan intenso.

No voy a cerrar el relato sin recalcar que esto fue un accidente y que volveremos a montar en cuanto se pueda, que la equitación es un deporte seguro en su máxima extensión pero, como en todo, los accidentes ocurren. Esto es un caso excepcional en una situación excepcional y con un riesgo añadido, en la cual el que va sabe y debe saber de qué se trata y que estas cosas ocurren.













martes, 21 de junio de 2016

III Concurso de doma y salto de la Liga Interclubs del nordeste de Segovia (Riaza)





El día 17 de julio de 2016, se celebrará el siguiente concurso de equitación de la Liga interclubs en la Yeguada Riaza.

La Liga interclubs son certámenes sociales organizadas por hípicas del nordeste de Segovia. Cada jornada cuenta con concursos de gymkana, doma y salto. 

La Gymkana consiste en pasar una serie de puertas numeradas manteniendo el caballo al trote o al paso. El que haga el recorrido en menos tiempo gana. Si el caballo sube a galope, el jinete es eliminado. Es una prueba para jinetes que están empezando.

La prueba de Doma tiene tres niveles. Cada nivel se corresponde con una reprise (un ejercicio fijado) que hay que ejecutar, combinando diversos ejercicios al paso, trote y galope. Para presentarse a esta prueba hay que entrenar la reprise correspondiente, estandarizadas por la Real Federación Hípica Española. En cada Jornada, un juez de la Federación puntúa a los binomios, entregando el resultado de la prueba, con los fallos o puntos a mejorar del jinete y/o caballo, por escrito. Para las dos próximas pruebas, la reprise correspondientes a los tres niveles son:
La prueba de Salto consiste en franquear a caballo un recorrido de varios obstáculos construidos con barras, sin cometer ninguna falta ni de rehuse ni de derribo. A los dos rehuses o derribos, el binomio queda eliminado. Habrá tres niveles: 0,60 metros, 0,90 metros y 1,20 metros.

La gymkana y doma se hacen por la mañana. Tras la comida se realiza la prueba de salto.

Información práctica


  • La preinscripción se hace a través de las hípicas participantes. Es necesario reservar la comida. 
  • Horario: 9:30 - 14:30 gymkana y doma. 17:00 - 19:00 salto
  • Precio inscripción y comida: 10€ inscripción y 15€ comida
  • Dirección: Ctra. Riofrío Km 2 (Riaza) Segovia. Como llegar



Crónica y resultados del TREC de Vellosillo




Tras una noche de lluvia, aparecía un bonito día de primavera segoviana, la tierra mojada, la hierba crecida y el campo lleno de flores. Todas las eras y prados de Vellosillo estaban ocupadas por los caballos que habían ido llegando los días anteriores para participar en el segundo TREC (Técnicas de Rutas Ecuestres de Competición) organizado por la Asociación de caballistas en el nordeste de Segovia. 

Los árboles de la calle principal del pueblo estaban unidos por sogas para atar a los caballos. La escuela se había convertido en guadarnes y el frontón en un pista de equitación. Desde las nueve de la mañana comenzaron las inscripciones de los 31 jinetes que habían sido admitidos por la organización para competir en el TREC. 

Los primeros participantes entraban en la sala de mapas a las 10:15 y comenzaban a apuntar la ruta a seguir y a familiarizarse con los principales puntos geográficos para realiar la prueba de orientación en el campo. A las 10:30 se daba la primera salida. El recorrido trazado llevaba a los jinetes a pasar por las ruinas de la Iglesiona, acercarse a la entrada del cañón del río Caslilla, para atravesar los prados comunales del pueblo, y rodear los pueblos vecinos de Torrecilla y Perorrubio. Seis controles secretos, que tenía que ser descubiertos por los caballistas, marcaban la velocidad objetivo de cada tramo. 

Una hora más tarde llegaban los primeros jinetes a la mesa de control del TREC, para proceder a realizar la prueba de aires en el callejón dibujado en el suelo y marcado por la pancartas de BarcoLobo, unas bodegas de Castronuño, Valladolid, patrocinador apuntado a última hora para apoyar el evento.

El ambiente fue ganando en intensidad con el trasiego constante de caballos y la llegada del público. Muchos niños y mayores aprovecharon la oportunidad de montar a caballo y recorrer el circuito de ponis en la pista del frontón. En la parte trasera del frontón tres potros nacidos la primavera pasada en La Fresneda, un despoblado situado a tres kilómetros de Vellosillo, hicieron las delicias de los visitantes con sus juegos y peleas. 

Según llegaban los últimos jinetes de realizar las pruebas de orientación y aires, comenzó la exhibición de doma. Angél Águeda, de la Hípica de Grajera, dejó a todo el mundo con la boca abierta con una exhibición de doma vaquera y garrocha, para dar paso a los jinetes de la Yeguada Riaza que ejecutaron un repertorio de carrousel y la rosa en la técnica pista improvisada en el frontón del pueblo.

Aperitivo, charanga y comida para 200 personas sirvieron para dar tiempo a los jinetes a recuperarse para la afrontar prueba de obstáculos prevista para la tarde. Personas llegadas de todos los pueblos de la zona disfrutaron del buen ambiente  reinante. 

A las cinco de la tarde, entraba el primer jinete en la primera zona de obstáculos. Doce espectaculares zonas estaban marcadas en los alrededores del palomar de Vellosillo. Galope bajo árboles, slaloms, cuestas con fuertes pendientes, apertura de una cancela,... fueron algunos de los retos que tuvieron que superar los jinetes. 

Tras haber finalizado la última prueba, llegó el emocionante momento de conocer los resultados y entregar los premios a los vencedores. 

En la categoría de Iniciación, Ángel Águeda de Grajera, montando a Tordillo, un caballo que está ganando muchos de los concursos de doma de la zona, se alzaba con el primer puesto. Marta Coomonte, de Riaza, montando a Urbana, se hacía con el segundo puesto y Ahinoa do Nacimiento de Grajera, obtenía el tercer puesto de podium, montando a Pirito.

En la categoría superior, la de Promoción, Mario Pastor Cristobal, el pintor sepúlvedano afincado en San Pedro de Gaillos, subía al primer puesto de podium de alpacas de paja, montando al nuevo caballo de su cuadra, Campero. Javier Martín con Troya de Riaza, subía a la segunda alpaca y Jose María de Diego, de Fresno de Cantespino, conseguía el tercer puesto con Calcetines, demostrando el buen momento de este binomio, que recientemente se alzaba con el primer puesto de la prueba de 20 kms del IV raid de Tordesillas.

Adjuntamos los resultados y una primera entrega de fotografías de la prueba. 


INICIACION






JineteCaballoPuebloTotal PORTotal PARTotal PTVTOTAL TREC
1Ángel ÁguedaTordilloGrajera23256165453
2Marta CoomonteUrbanaRiaza21055180445
3Ahinoa Do NascimientoPiritoGrajera23226180438
4Daniel Do NascimientoCalimeroGrajera23251150433
5Ángela NavaBlanquitaRiaza21050165425
6Carmen CaballeroSueñoRiaza2205090360
7Jose Luis RomeroTicoRiaza16430150344
8Fernando HernádezWiskyBoceguilla1520150302
9Cesar ArribasChamánEl Olmo220590279
10Nani GaiteroSextanteRiaza164460210
11Tao GutierrezDuruelaRiaza16800168
12Ayla GutierrezLady DagaRiaza16800168



PROMOCIÓN






JineteCaballoPuebloTotal PORTotal PARTotal PTVTOTAL TREC
1Mario Pastor CristobalCamperoSan Pedro de Gaillos20248180430
2Javier Martín BenitoTroyaRiaza21048165423
3Jose María de DiegoCalcetinesFresno de Cantespino21646150412
4Manuel Hernandez MerinoChambaoPedrajas de San Esteban20852150410
5Gonzalo GutierrezBrujoCantalejo20648150404
6Verónica SanzGalanPedrajas de San Esteban20844150402
7Alvaro OlmedillaIrisRiaza19640165401
8Maria Eugenia HernándezMarquesaRiaza21055135400
9Carlos FresnedaRamosCantalejo20643150399
10Victor MartínNicoBoceguillas22027150397
11Pablo MarineroPalmeroVillacorta20654135395
12Silvia García AlonsoAquilesVellosillo21029150389
13Alejandra NavaUrbanaRiaza19624165385
14Marina AlcaideSabioVellosillo21038135383
15Carlos MartínBoscoBoceguillas22037120377
16Juan Antonio CascalesDruidaVillacorta21641105362
17Alba LópezAresFresno de la Fuente184150199
18Miguel Martín RayaZurdoFresno de la Fuente154430197
19Lukia StathatouLady DagaRiaza00105105